[vc_row][vc_column][az_column_text]

Si existe alguna de las modalidades de la fotografía que sea más desconocida para el público en general, sea por los motivos que sean, esa es la fotografía de concurso. Una disciplina al alcance de cualquiera, con diferentes niveles y temáticas, pero con fama de imposible, subjetiva y competitiva.

[/az_column_text][az_single_image image=”101565″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/3″][az_column_text]

Todos sabemos que la fotografía ni es, ni debe ser competición, pero a veces un poco de valoración por parte de jurados experimentados y profesionales no va mal para saber si vas progresando en este arte. A nadie le amarga un dulce y de vez en cuando viene bien alguna alegría en forma de trofeo o incluso premio económico. El camino no es nada fácil, y si muy largo y costoso. No hay techo, cada vez hay concursos más exigentes, más lejanos, con temáticas más complicadas, etc.

En estas próximas líneas explicaré de forma general todos los tipos de concursos que hay, la forma de presentarse, los organismos patrocinadores y algunos pequeños trucos para poder participar, si alguien quiere animarse.

La fotografía de concurso la podríamos definir como la vertiente más artística de la fotografía, siempre regida por unas bases o normas, con la cuál se intenta transmitir y conseguir un impacto visual que la haga destacar frente a las de los demás participantes.

[/az_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][az_column_text]

Está claro que hay que tener un mínimo de nivel para presentarse y que las fotos destaquen en los certámenes, pero hay que empezar por el principio y trazar un camino progresivo desde los concursos más modestos a los internacionales de gran prestigio.

Un gran primer paso es tener un equipo en condiciones, tanto fotográfico como informático. Ya sabemos que la cámara no hace al fotógrafo, pero un buen cuerpo y unas buenas lentes ayudan bastante a dar un salto de calidad, para partir de una buena base a la hora de mejorar una foto en la post-producción. Un mínimo de edición, aunque sea el propio revelado del archivo RAW es necesaria siempre, independientemente de la temática del concurso. Hay que convertir ese archivo en bruto, en algo que se parezca a la realidad, a lo que han visto nuestros ojos, y si cabe, mejorarlo con algún programa específico como Photoshop, y también con algún filtro de ajuste final que le de el toque distintivo, el toque artístico que deja esa imagen simplemente

[/az_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][az_column_text]

bonita, en una imagen que impacte visualmente, y que no pase inadvertida ante los ojos de un jurado.

Otro paso importante aunque no imprescindible, es el hecho de formar parte de algún tipo de asociación fotográfica, un lugar donde compartir puntos de vista, ver y enseñar fotografías, escuchar y respetar las opiniones y consejos de quién sabe más que tú, y porque no, de quien parece que sabe menos que tú, porque todas las opiniones pueden ser muy válidas a la hora de valorar una foto y de ver si gusta al gran público o simplemente pasa desapercibida.

Si no existe la posibilidad de apuntarse a ninguna asociación fotográfica, en los tiempos actuales donde las redes sociales están al orden del día, y que lo que no sale allí parece que no exista, vale la pena de forma virtual, formar parte de grupos específicos de fotografía, lo más grandes posible para que haya más voces a opinar, y lo más “profesionales” posible, dado los amiguismos y disparidad de niveles que acostumbra a haber en estos grupos.

[/az_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][az_single_image image=”101564″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][az_column_text]

Es importante atreverse a subir fotografías a las redes sociales, en dichos grupos dónde todos compartimos afición o profesión, pero en que la mayoría somos fotógrafos amateur. Al subir una foto, lo lógico y coherente es estar expuesto a críticas u opiniones, que siempre hay que tomar en consideración. Los grupos donde lo único que se hace es decir “me gusta” o no decir nada, y que los votos positivos sean de tus amigos y conocidos, no tiene ningún valor. Una foto que despierte algo en las otras personas, ya sea de forma positiva o negativa, debe recibir críticas constructivas u opiniones de cómo mejorarla, aunque puede pasar que se hagan desde el poco respeto y con términos poco apropiados. Este hecho en lugar de incentivar a alguien a mostrar su obra, provoca el efecto contrario, que es que no se atreva uno a subir ninguna foto a las redes sociales. Desde el anonimato o la distancia, es muy fácil destrozar una foto o demostrar que “sabes” más que otro.

Tanto si formamos parte de una asociación fotográfica, como de grupos de fotografía en redes sociales, hay que seguir con la formación didáctica. Se sobreentiende que una cantidad importante de conocimientos o formación ya tenemos cuando queremos hacer pública nuestra obra, pero no hay que dejar de formarse. Quien pueda a través de talleres, cursos, workshops, masterclass de otros fotógrafos, y quien no, pues a través de tutoriales, libros, etc. de forma más autodidacta.

Al mismo tiempo que adquirimos el conocimiento y la práctica en técnica fotográfica e incluso en post producción o edición, a todos nos gusta que alguien, de un modo u otro, dé una opinión sobre nuestros trabajos y nuestra progresión. Pasando por las ya mencionadas redes sociales y asociaciones fotográficas, no hay que olvidar la familia, los amigos, los compañeros de trabajo, etc. Hay muchos fotógrafos que con esto tienen más que suficiente, y es que el hecho de mostrar sus fotos y de que de una forma u otra también pasen por un veredicto, hace que puedas ver como transmiten y/o llegan a grupos de población con conocimientos muy dispares, pero también muy válidos y respetables. Pero a veces llega un punto que quieres más.

[/az_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][az_column_text]

Otro pequeño pasito, pueden ser las ligas o concursos sociales, que organizan las asociaciones para sus socios, y que te permite mostrar tu obra bajo una temática libre o específica, y que sea comparada con las de los demás, bajo el veredicto de un jurado, normalmente formado por miembros de otras asociaciones, o fotógrafos freelance. Es una muy buena manera de empezar, pero suelen ser jurados con poca experiencia y a veces con no mucho conocimiento de la técnica, composición y lenguaje fotográfico.

Aplicado a las redes sociales, en muchos grupos se organizan concursos semanales, mensuales, etc. donde las fotos suelen valorarse con votos de los demás miembros del grupo, ya sean participantes o no, y otros tienen el plus de que a las más valoradas por los miembros, sea una persona externa entendida en fotografía quien elija al ganador. Igualmente, es una muy buena manera de empezar, pero puede llegar el momento que quieras o necesites algo más.

Este algo más puede traducirse en concursos de ámbito local, comarcal, provincial, nacional e internacional.

[/az_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][az_single_image image=”101566″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][az_column_text]

QUÉ TIPOS DE CONCURSOS EXISTEN?

Existen diversos tipos de concursos, dependiendo de los organismos patrocinadores si son más de tipo popular, o bien federados, ya sea por federaciones territoriales, nacionales o internacionales.

CONCURSOS DE ÁMBITO LOCAL O POPULAR

Si no tenemos experiencia deberíamos empezar por los de ámbito más local. Suelen organizarlos los Ayuntamientos o entidades locales y acostumbran a ir relacionados con alguna actividad o acto que se celebre en una población, o simplemente fotos de temática libre o de la propia población pero sin tema específico.

El objetivo del organizador es hacer algún tipo de exposición con las fotos participantes más destacadas a criterio del jurado, o simplemente incentivar a la gente a que participe de una actividad o festividad, y que capte los mejores momentos con su cámara.

[/az_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][az_single_image image=”101570″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][az_single_image image=”101571″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][az_column_text]

Normalmente la forma de participación es en formato digital, sin coste de participación, y enviando la foto por correo electrónico o subiéndola a través de alguna plataforma habilitada ex profeso para el concurso. Las fotos premiadas reciben algún tipo de gratificación en forma de trofeo o medalla, y puede haber algún premio económico pero de poco montante. El hecho de participar en un concurso significa que aceptas unas bases y que si no se cumplen, puedes ser descalificado. Los derechos de imagen son propios, pero cedes a la organización la posibilidad de hacer exposiciones, catálogos, carteles, sin fines comerciales y siempre citando el nombre del autor.

Estos mismos concursos de ámbito local, si se trata de una población grande o de una festividad muy concurrida y tradicional, se suele convertir en un concurso estatal con más patrocinios y por lo tanto con premios cuantiosos a obras sueltas y colecciones. Aumenta mucho el nivel de las obras y el número de participantes, y por lo tanto los mejores fotógrafos de la zona se desplazan para poder capturar instantáneas específicamente para participar en el concurso, además de conocer un lugar y participar de su actividad. Un pequeño truco que suelo utilizar en este tipo de concursos populares, ya sean de ámbito local o nacional, es documentarse previamente del tipo de actividad o festividad que se celebra, de conocer la programación de dicha actividad, y de saber ubicarse antes de ir, consultando un mapa por internet. Esto hace que llegues a un lugar y no sea todo desconocido, y así no pierdas tiempo en aposentarte.

[/az_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][az_divider][az_single_image image=”101569″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][az_column_text]

CONCURSOS FEDERADOS

Los concursos federados los organizan las entidades o asociaciones fotográficas adheridas a una federación. Las federaciones se dividen en comunidades autónomas. Las temáticas suelen ser diversas, desde temática libre, a una temática específica tipo paisaje, deporte, naturaleza, etc. o bien relacionado con los festejos o actos de una población en concreto.

En los concursos donde existe patrocinio de la federación hay participantes federados y no federados; el nivel suele ser medio-alto y con bastante participación. Para ser federado necesitas formar parte de alguna asociación fotográfica que sea miembro de una federación.

La forma de participación en un concurso federado puede ser en formato papel, o en formato digital, normalmente sin coste de participación, y enviando la foto por correo ordinario, electrónico o subiéndola mediante alguna plataforma a través de internet. Las fotos premiadas reciben premio económico y algún tipo de trofeo, y además si estás federado, sumas un punto para la clasificación de fotógrafos.

Las bases del concurso federado pueden esconder premisas tan específicas como que deben ser fotos nunca publicadas, o nunca premiadas, o nunca presentadas en el mismo concurso. Es muy importante hacer una lectura detenida de lo que marcan las bases, las cuáles están hechas para cumplirlas y el hecho de no hacerlo no solo puede suponer la descalificación, sino que puede llegar hasta la propia federación o crear una imagen equivocada de uno mismo. Incluso hay que tener controlada la fecha límite de participación, el formato de la imagen, el formato y tipo de papel donde debe ir montada si el concurso es en formato papel, o bien la resolución, tamaño y medidas de la imagen, si es en formato digital.

El hecho de participar también significa que aceptas dichas bases y que los veredictos del jurado son inapelables. Los jurados normalmente también son expertos fotógrafos, miembros del cuerpo de jurados de la federación, y suman un punto para la clasificación de jurados por hacer un veredicto.

Los derechos de imagen son propios, pero también cedes a la organización tu foto para poder hacer exposiciones, catálogos, carteles, sin fines comerciales y siempre citando el nombre del autor.

A nivel español, a parte de las federaciones que tiene cada comunidad autónoma, existe la Confederación Española de Fotografía, que engloba a todas las federaciones y asociaciones nacionales y que también organiza sus propios concursos o ligas para sus miembros.

[/az_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][az_single_image image=”101567″ image_alignment=”aligncenter”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][az_column_text]

CONCURSOS INTERNACIONALES

A nivel mundial, existen los concursos internacionales, que son organizados por asociaciones locales, y que cuentan con el patrocinio de las federaciones de la comunidad autónoma o provincia que lo organiza, la federación del país y además diversos organismos a nivel mundial que están por encima de las federaciones. Los máximos organismos mundiales fotográficamente hablando son la Fédération Internationale de l’Art Photographique (FIAP), la Photographic Society of America (PSA), la Global Photographic Union (GPU) y Images Sans Frontieres (ISF).

Estos concursos, en este caso denominados salones, pueden estar agrupados en un circuito de varios salones de un mismo país, o de varios países.

El nivel de los participantes es alto o muy alto, el formato de participación es digital a través de plataformas de subida de imágenes y algunos en formato papel, donde las fotos deben ser enviadas por correo. Se pagan unas tasas para poder participar, que normalmente varían dependiendo de las categorías en las que participes. Existen muchas categorías diferentes, tales como libre color, libre monocromo, paisaje, naturaleza, deportes, vida cotidiana, viajes, fotoperiodismo, hombre, mujer, niños, creativa, experimental, desnudo, patrimonio de la humanidad, etc., pero cada salón elige entre las 2 y 6 categorías que mejor considere o mejor les represente.

Por lo que a los premios se refiere, al haber muchos patrocinadores, hay bastantes premios para cada categoría (entre 5 y 15 normalmente), pero hay que tener en cuenta que al ser a nivel mundial la participación es elevadísima, de miles de fotografías repartidas entre las diferentes categorías que forman el salón.

Volviendo a lo que comentaba al principio del artículo, referente al impacto visual y el toque artístico, decir que entre miles de fotografías en formato digital que un jurado debe visionar en uno o varios días a través de una pantalla de TV o de un proyector, si no consigues que tu imagen impacte a primera vista, pasará totalmente desapercibida, ya que disponen de pocos segundo para visionarla y valorarla entre 0 y 10. En cambio, si consigues que a primera vista haya tenido una buena valoración, seguramente será una fotografía aceptada para el catálogo y la exposición, y sumarás un punto por cada aceptación, puntuable para la clasificación de fotógrafos de cada patrocinador, y para la obtención de distinciones. Si además, continua avanzando rondas dentro del veredicto, puedes tener la suerte de que quede entre las premiadas, gran logro teniendo en cuenta la cantidad de fotos que participan.

CÓMO SE SI ESTOY AL NIVEL DE LOS DIFERENTES TIPOS DE CONCURSOS? QUE PASA SI NO GANO NUNCA?

La única forma es intentarlo pero cuando uno mismo considere que tiene un mínimo de nivel y de trayectoria para hacerlo. Recomiendo trazar el camino que he comentado en el artículo, empezando por redes sociales o asociaciones fotográficas, después concursos populares, y a partir de ahí, y sin desesperarse si no llegan resultados, seguir aprendiendo, equivocándose, probando y al final sueles recoger los frutos. Si no ganas nunca no pasa absolutamente nada pero puede ser que al tomarse la fotografía como competición, pueda dar lugar a la frustración. No debes llegar a este extremo, si no obtienes buenos resultados, sigue formándote, practicando varias temáticas sin encasillarte en una específica, y cuando consideres que estás más preparado, puedes volver a intentarlo. Si has aburrido la concursística, puedes hacer fotografías para satisfacción personal, para exposiciones, etc. Es importante la humildad y dejarse aconsejar por los expertos del lugar, y sobretodo no creer que eres el mejor, o el batacazo puede ser terrible.

QUE SON LAS DISTINCIONES?

Si os habéis fijado junto al título del artículo, que está mi nombre y las siglas ACEF y MFCM 1*, esto son las distinciones que actualmente tengo por los méritos obtenidos en los concursos federados en los que he participado. Se obtienen al llegar a un número de puntos específico (en este caso 30 para Artista de la Confederación Española de Fotografía (ACEF) y 100 puntos para Maestro 1* (MFCF*) de la Federación Catalana de Fotografía.

Simplemente se trata de unos títulos honoríficos que establecen las federaciones para distinguir tus méritos. También existen las distinciones de Excelencia, Sabio, etc. y para conseguirlas habrá que alcanzar un mínimo de premios o fotos finalistas o aceptadas para exposición.

CÓMO DEBEN VALORAR LOS JURADOS?

Me he permitido extraer y citar parte del decálogo del jurado, publicado por la Federación Catalana de Fotografía, documento público en su página web. Son unas recomendaciones que se tendrían que seguir, pero no siempre ocurre así.

– El buen miembro del jurado, se reunirá previamente con los otros miembros que componen el jurado para acordar la metodología a seguir, los criterios y prioridades que aplicarán para fallar el concurso de acuerdo con las bases.

– El buen miembro del jurado, hará una mirada global a todas las obras presentadas.

– El buen miembro del jurado analizará las imágenes una por una, puntuando por separado:
a- El impacto: visual o emocional, estético, capacidad de comunicación u otras que
se hayan especificado en las bases.
b- La creatividad: la originalidad, oportunidad, imaginación, momento oportuno de hacer la foto, innovación, etc. y los elementos científicos, si es el caso.
c- El nivel técnico de realización de cada fotografía: contenido, composición,
encuadre, ángulo de la presa, perspectiva, la luz interior o exterior, el
color, la armonía o contraste de los elementos de cada obra. El trabajo de producción y reproducción (photoshop, plugins, etc.).

– El buen miembro del jurado con las obras que han quedando finalistas las valorará verbalmente con los otros miembros del jurado, atendiendo los tres criterios que se han puntuado.

– El buen miembro del jurado con este debate finalista, se analizarán con más precisión el conjunto y los detalles de cada obra, consensuando con los otros miembros del jurado los criterios de otorgamiento de primero, segundo y tercer premio, etc.

– El buen miembro del jurado estará disponible para consultas o explicaciones de las decisiones que ha tomado el jurado.

Principio del formulario

Con este artículo no he pretendido otra cosa que informar un poco de un mundo tan desconocido y prohibitivo para algunos como es la fotografía de concurso y explicar todo lo que requiere y conlleva participar en los salones y certámenes organizados por las diferentes entidades y federaciones, y espero haber animado a alguien a intentarlo.

El camino es largo y duro, pero con perseverancia se puede llegar lejos.

Quedo a vuestra disposición para cualquier duda que os pueda surgir, a través del correo electrónico llremola@gmail.com o a través de Facebook: www.facebook.com/Luigi11 , también por si queréis ver mi obra o seguirme.

[/az_column_text][/vc_column][/vc_row]

Administrador del grupo Phot, amante de la fotografía cuyo objetivo es hacer llegar la belleza, la enseñanza y la difusión de la fotografía a todo el mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies